Última actualización en 16/03/2020

Reajustes automáticos en las carteras de planes de pensiones o de EPSV

Monitorizamos a diario la evolución de tu cartera, y realizamos los reajustes oportunos en los siguientes casos (o "rebalanceos" como los llaman algunos, aunque se trata de una mala traducción del inglés "rebalancing"):

1. Cambio de edad del cliente

A medida que vaya pasando el tiempo, un cliente va cumpliendo años y su capacidad de tomar riesgos irá disminuyendo. Por ello, recalculamos el perfil de riesgo de todos los clientes cada año, para reflejar su edad actual, y en caso de cambio de perfil de riesgo modificamos la cartera para adecuarla al nuevo perfil de riesgo del cliente.

2. Actualización del perfil inversor

Periódicamente volveremos a hacer las preguntas al cliente para poder estar seguros de que su situación financiera o su actitud ante el riesgo no se han modificado. En caso de cambio, reajustamos su cartera para adecuarla a su nuevo perfil de riesgo.

3. Reajustes automáticos por desviación con la cartera modelo

En base a los estudios (Jaconetty, Kinniry y Zilbering, 2010, Tokat, 2013) que comparan las diferentes formas de realizar el reajuste (en ciertos momentos o en función de la evolución del mercado) en Indexa Capital hemos decidido realizar un reajuste basado en una diferencia en peso de 5 puntos porcentuales en las carteras de planes de pensiones o de EPSV (planes de pensiones vascos).

Por ejemplo, cuando el peso de uno de los planes de tu cartera supera su peso objetivo en más de 5 puntos porcentuales (ej. 65% de la cartera vs. peso objetivo de 60%) y el otro plan está debajo de su peso objetivo por más de 5 puntos porcentuales (ej. 35% vs. 40% de peso objetivo) , entonces traspasamos 5 puntos porcentuales desde el primer plan hacia el segundo, para reajustar la cartera a sus pesos objetivos (60-40% en este ejemplo). En cualquier caso, los reajustes solo se producen cuando los importes de las operaciones son iguales o superiores a 10€.

Reajustes por traspaso: en caso de cuentas de planes de pensiones o de planes de EPSV, los reajustes se hacen por traspaso interno en la cartera, sin coste ni impacto fiscal.

El reajuste es una forma muy inteligente de gestionar la cartera: cuando un activo ha subido mucho los vendemos y cuando ha bajado mucho lo compramos. De acuerdo con los estudios académicos, este efecto genera una rentabilidad anual adicional, corregida por riesgo, que puede llegar al 0,5% anual. Asimismo, ejecutar un reajuste sistemático es la única forma de cerciorarse de que tus inversiones continúan teniendo el nivel de riesgo adecuado. (Swensen, 2005, Bernstein y Wilkinson, 1997).


Gracias por tu ayuda.
¿Te ha resultado útil? No

¿No encuentras lo que estás buscando?

Nuestro equipo de soporte está aquí.