Última actualización en 26/11/2019

Reajustes automáticos de cartera

Monitorizamos a diario la evolución de tu cartera, y realizamos los reajustes oportunos en los siguientes casos:

  1. Cambio de edad del cliente:
    A medida que vaya pasando el tiempo, un cliente va cumpliendo años y su capacidad de tomar riesgos irá disminuyendo. Por ello, recalculamos el perfil de riesgo de todos los clientes cada año, para reflejar su edad actual, y en caso de cambio de perfil de riesgo modificamos la cartera para adecuarla al nuevo perfil de riesgo del cliente.
  2. Actualización del perfil de riesgo:
    Periódicamente volveremos a hacer las preguntas al cliente para poder estar seguros de que su situación financiera o su actitud ante el riesgo no se han modificado. En caso de cambio, reajustamos su cartera para adecuarla a su nuevo perfil de riesgo.
  3. Reajustes automáticos por desviación con la cartera modelo:
    En base a los estudios (Jaconetty, Kinniry y Zilbering, 2010, Tokat, 2013) que comparan las diferentes formas de realizar el reajuste (en ciertos momentos o en función de la evolución del mercado) en Indexa Capital hemos decidido realizar un reajuste basado en una diferencia en peso de 2,5 puntos porcentuales en las carteras de fondos de menos de 100 mil euros, de 1,5 puntos porcentuales en las carteras de fondos de más de 100 mil euros y de 5 puntos porcentuales en las carteras de planes de pensiones.

    Por ejemplo, para una cartera de menos de 100 mil euros, cuando el peso de un fondo en la cartera supera su peso objetivo en más de 2,5 puntos porcentuales (ej. 27,6% de la cartera vs. peso objetivo de 25%) y otro fondo está debajo de su peso objetivo por más de 2,5 puntos porcentuales (ej. 12,4% vs. 15% de peso objetivo) , entonces vendemos la parte del primer fondo que están por encima del peso objetivo para invertirla en el fondo que está debajo de su peso objetivo. En cualquier caso, los reajustes solo se producen cuando los importes de las operaciones son iguales o superiores a 150€.

    Reajustes por traspaso o por reembolso y suscripción: en caso de cuentas de fondos de personas físicas residentes en España o de planes de pensiones o de EPSV, los reajustes se hacen por traspaso interno en la cartera, sin coste ni impacto fiscal. En caso de carteras de fondos de personas jurídicas o de personas físicas residentes fuera de España, los reajustes se hacen con ventas y compras de participaciones de fondos, con sus correspondientes ganancias o pérdidas e impacto fiscal para el cliente.

    El reajuste es una forma muy inteligente de gestionar la cartera: cuando un activo ha subido mucho los vendemos y cuando ha bajado mucho lo compramos. De acuerdo con los estudios académicos, este efecto genera una rentabilidad corregida por riesgo anual adicional que puede llegar al 0,5% anual. Asimismo, ejecutar un reajuste sistemático es la única forma de cerciorarse de que tus inversiones continúan teniendo el nivel de riesgo adecuado. (Swensen, 2005, Bernstein y Wilkinson, 1997).


¿Te ha resultado útil? No

¿No encuentras lo que estás buscando?

Nuestro equipo de soporte está aquí.