Última actualización en 29/03/2022

¿Por qué contratar un plan de pensiones de empleo?

Ayuda a los trabajadores a ahorrar para su jubilación

Como probablemente ya sabrás, el nivel actual de pensiones públicas en España probablemente no se podrá sostener a largo plazo. De acuerdo con el presupuesto para 2021 enviado por el gobierno a Bruselas el pasado 13 de octubre, el déficit esperado de la Seguridad Social ascenderá a 45.300 millones de euros, un 4,1% del PIB, frente al 1,4% del año 2019. Con las dinámicas poblacionales que ya conocemos hoy, estos datos tenderán a empeorar en el futuro. Por ello, el ahorro y la inversión privada de cara a la jubilación cada vez son más importantes. Uno puede realizar este ahorro por su cuenta, aportando a planes de pensiones individuales, pero como muchos no lo hacen, las empresas pueden ayudar aportando una parte de la remuneración de cada empleado a un plan de pensiones de empleo a nombre de cada empleado. 

Diferimiento fiscal sobre hasta 10.000 € de base imponible por trabajador 

Para incentivar las aportaciones a planes de pensiones de empleo, el gobierno ha aumentado el límite de aportaciones a planes de pensiones de empleo hasta un máximo de 10.000 € y 30% de los rendimientos netos del trabajo de aportaciones totales para cada trabajador, incluyendo hasta 10.000 € de aportaciones empresariales y hasta 1.500 € de aportaciones individuales del trabajador. 

La ventaja fiscal es que las aportaciones a planes de pensiones no aumentan la base imponible del trabajador en su cálculo del IRPF y se pospone la tributación a cuando el trabajador rescate el dinero más adelante, probablemente una vez jubilado, cuando probablemente tendrá menos ingresos y un tipo marginal del IRPF más bajo. Además, el empleado puede obtener una rentabilidad sobre este diferimiento fiscal durante todos los años hasta que decida rescatar el dinero. Más información en "Impuestos: fiscalidad de las aportaciones a planes de pensiones de empleo".

Los planes de pensiones de empleo españoles están regulados por la siguiente legislación:

  • Real Decreto 304/2004, de 20 de febrero, que aprueba el Reglamento de planes y Fondos de Pensiones, así como sus modificaciones posteriores.
  • Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones, así como sus modificaciones posteriores.

Gracias por tu ayuda.
¿Te ha resultado útil? No

¿No encuentras lo que estás buscando?

Nuestro equipo de soporte está aquí.